MUJER MUJERES El molde de la vida




Os presento el proyecto final del ciclo formativo de artes aplicadas de la escultura que realicé en la Escuela de Arte de Murcia en diciembre de 2014.

A través de este proyecto he recibido uno de los Premios Nacionales de Educación al rendimiento académico del alumnado, que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en la modalidad de Enseñanzas Artísticas Profesionales, ámbito de Artes plásticas y diseño. (BOE 6 de junio de 2016).

Mujer Mujeres es una propuesta escultórica basada en la imagen tridimensional de un desnudo femenino compuesto por fragmentos de cuerpos diferentes que se superponen entre sí. Se trata de un proyecto que aborda lo común y lo plural, la unidad y la diferencia a través de un conjunto lleno de diversidad.

Para generar esta combinación de elementos he querido partir de personas de mi entorno, mujeres contemporáneas, corrientes, de formas singulares. Tomar su cuerpo es hacerlas visibles y darles voz por medio de esta propuesta.

FragmentosLos fragmentos están realizados mediante moldes del natural. Una técnica cuya particularidad reside en la reproducción por contacto de las formas tridimensionales. Algo que me parecía imprescindible para respetar los volúmenes del modelo real y así poder generar espacios de diferencia entre unas piezas y otras. 

Bajo este modo de proceder, los fragmentos que componen Mujer Mujeres funcionan como imágenes del recuerdo, fotografías tridimensionales que captan un momento en el pasado. Su acumulación vertical logra una imagen estratificada, hecha de intervalos y lagunas, lugares separados, tiempos desunidos.  

De todas las secciones, la de mayor importancia por su especial visibilidad y significado es el corte transversal que escinde la cabeza por encima de la nariz. Con ello se intenta evidenciar que la obra está compuesta de imágenes distintas que forman un todo, además se da cabida a lo incompleto e inacabado, a lo que no es cuerpo, es decir, lo que es invisible y sólo está en nuestro pensamiento. 

La figura se dispone frontalmente al espectador, apoyada sobre los dos pies, con los brazos adheridos al cuerpo, dando lugar a una imagen hierática, firme, que rehúye de cualquier teatralidad en su gesto. El objetivo es centrar la mirada del espectador en la presencia misma de la escultura y en su dualidad cuerpo/espíritu. 

Quiero expresar mi agradecimiento a las personas que lo han hecho posible, sobre todo a las mujeres que le han dado forma.





MUJER MUJERES
150 x 45 x 26 cm.
Escayola
2014